MIRADA AL INTERIOR

February 12, 2019

A como les he venido mencionando en varias ocasiones ya, VIVIMOS EN MUNDOS INTERPRETATIVOS. Esto hace referencia a que NO vemos la cosas como son, sino a como nosotros creemos que son luego de que esas observaciones pasan por nuestros "filtros personales" (a.k.a nuestros sentidos)* 

 

Pero, a esto hace falta sumar otro factor super importante que inconscientemente hace un papel como de "gate keeper" (o guardián de la entrada) y que es el que determina si esas observaciones pasarán luego por el filtro final hacia el veredicto de la mente o hacia el amor y compasión del corazón.

 

No se trata de pensar que debemos "aplaudir" aquello que sucede y que vemos como negativo, sino de no dejarnos atrapar por los juicios y la dureza de la mente.

 

Esta reflexión de hoy es una invitación a recordar que nuestra manera de ver el mundo (y a quienes habitan en el) determina el mundo que vemos, por lo que si empezamos a ver con el corazón, estaremos aportando al mundo lo que tanta falta le está haciendo: AMOR. 

 

Y no me refiero al amor romántico (ahora que por las fechas es lo que "anda en el ambiente" de muchos) sino en el amor como la vibración más alta que existe y de lo que estamos hechos. 

 

 

(*Notan la redundancia de la palabra nosotros o nuestros? Pues sí, es justo porque me parece importante recalcar que eso es lo que son: NUESTROS. No son la verdad absoluta ni le pertenece "al mundo", sino que son creación nuestra y por ende tenemos la posibilidad de mantenerlos o liberarlos).

 

 

MIRADA AL INTERIOR (Práctica sugerida para hoy):

 

Hoy llevaremos el foco de la atención plena justo a eso. A identificar los lentes con los que estamos viendo nuestra vida y específicamente a quienes nos rodean.

 

  • ¿Qué tan crítico soy con respecto a los "errores" de los demás?

  • ¿Me gustaría que a partir de ahora se me tratara de la misma manera en la que yo trato a los demás? (y no a esos a quienes quiero agradar sino a quienes trato cuando ya con completa "libertad y sin temor de que sepa lo que pienso de él o ella").

  • Cuando sucede algo, ¿qué tan "pegado" me quedo en ese resentir?

  • ¿Me molesta lo que la persona HIZO o lo que ME hizo?

  • Cuándo veo con la mente ¿a quién escucho? ¿quién habla en el fondo? (sin darnos cuenta tendemos a repetir frases o maneras de actuar muchas veces heredadas por ejemplo de nuestros padres, maestros, etc y son las que se colan por ahí saliendo a la superficie justo en esos momentos donde la mente siente que tiene poder para "mandar").

  • ¿Qué sería de mi en esa misma situación viendo con los ojos del corazón? ¿Qué cambiaría en mi estado general? 

 

(Deja que las respuestas te lleguen no desde la mente sino desde tu interior. Permítete escuchar eso que se encuentra en el fondo al hacerte las preguntas y no trates de cambiar lo que llega. Date el chance de que salga y simplemente "escucha". No juicios. No expectativas. Solamente recibe la información.)

 

  • Finalmente hoy te invito a que nos dispongamos a ver al menos por un día con el corazón y en la noche antes de dormir observar qué sucedió y qué sensaciones quedaron en nosotros.

 

La mente se nutre de creencias e historias pasadas, mientras que el corazón lo hace de la esencia. La mente va directo al archivo de los juicios y las expectativas mientras que el corazón conecta con el amor que es lo único real que existe. La mente señala mientras que el corazón recuerda el amor y la compasión que tanto anhelamos de otros recibir.

 

 

Si te gusta lo que has encontrado por acá y sientes que ha aportado al menos un poquito en tu vida, te invito a compartirlo con otros para que juntos podamos seguir creciendo y liberándonos de las ataduras de la mente. 

 

Además, si tienes algún comentario o hay algo que me quieras compartir, te invito a escribirme a contacto@rebecontreras.com

 

Please reload

OTRAS ENTRADAS

April 1, 2019

Please reload

ARCHIVO

Please reload

Etiquetas

©2019  MIRADA AL INTERIOR -Rebe Contreras. Costa Rica. Derechos Reservados.