¿MindFULL o Mindfulness?

August 7, 2017

Desde el momento en que abrimos los ojos nos empezamos a llenar y llenar y llenar de un sin fin de pensamientos sobre todo aquello que "debemos" hacer. (Ajá, ¿según quién? Pero bueno, ese es tema para otra entrada). No hemos ni probado bocado, cuando ya sentimos que el día no alcanzará para todo lo que tenemos por delante. Lamentablemente, esto llega a ser cosa de todos los días y vivimos por lo general, en modo "piloto automático". La peor parte es, que no sólo de adultos vivimos así, sino que les enseñamos a los niños que esto es lo "normal". Que el tiempo no rinda, que se deba correr constantemente, que entre más cosas hagamos a la vez, más "eficientes" somos, etc. En resumen, pasamos con la mente a "full", pero sin disfrutar plenamente de nada. MIND-FULL!

 

Pero ¿qué pasaría si fuéramos capaces de vivir más en el momento presente y conscientes de lo que estamos viviendo y haciendo momento a momento? 

 

Es ahí donde aparece esta maravillosa práctica conocida como MINDFULNESS, que no es más que ese estado de consciencia que surge al prestar atención de manera INTENCIONAL al MOMENTO PRESENTE. SIN JUZGAR NI ANALIZAR. Simplemente, OBSERVANDO DESDE LA PRESENCIA. Es, involucrarnos de lleno (cuerpo y mente) con eso que se hace.

 

Podemos aplicar la atención plena a cualquier momento de nuestro día. Mientras comemos, caminamos, manejamos, meditamos e incluso mientras realizamos tareas habituales como lavar los platos o cepillarnos los dientes. Lo único que se requiere es disposición para desacelerar por unos minutos y prestarNOS atención.

 

Algunos beneficios relacionados con la práctica del Mindfulness son: 

 

-Reduce el estrés y la ansiedad.

-Disminuye problemas de insomnio. 

-Protege el cerebro.

-Mejora la capacidad de concentración.

-Desarrolla la inteligencia emocional.

-Mejora las habilidades interpersonales.

-Estimula la creatividad y la flexibilidad de pensamiento.

-Mejora la memoria operativa.

-Entre otros.

 

Y como lo mejor es llevar lo aprendido directo a la práctica, aquí te comparto 3 ideas básicas para que puedas iniciar con esta práctica HOY MISMO.

 

MINUTO DE ATENCIÓN.

 

Al menos una vez al día, regálate un minuto para OBSERVAR con consciencia alguna actividad que estés realizando. Por ejemplo, si estás conduciendo, presta atención a cómo se encuentra tu respiración, cómo está la postura de tu cuerpo, qué se escucha a tu alrededor, qué aromas percibes, cómo se encuentra la temperatura, etc?  Recuerda que la clave está en que no te detengas a analizar ni juzgar. Simplemente observa.

 

ALIMENTACIÓN CONSCIENTE.

 

En lugar de "aspirarte" la comida, toma unos instantes al iniciar para apreciar lo que estás llevando a tu boca. ¿Cómo se siente en tu lengua, qué aroma llega a ti, qué recuerdo te trae eso que estás saboreando, qué es lo que más disfrutas de ese alimento, etc?

 

VIVE EL MOMENTO.

 

Intenta por al menos un día, desapegarte de los juicios y las expectativas. De intentar cambiar "lo que es", por aquello que "desearías que fuera". Permítete ver desde afuera lo que está sucediendo, de la manera en que está sucediendo y VIVE EL MOMENTO. 

 

 

Un par de minutos al día serán suficientes para traer paz a tu mente y te darán además la oportunidad de vivir plenamente, con mayor curiosidad y aceptación de tu realidad.

 

Y lo mejor de todo es que no requiere de ninguna inversión económica, así que no hay excusas para no ponerlo en práctica.

 

Entonces,  ¿qué eliges, MINDFUL o MINDFULNESS?

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

OTRAS ENTRADAS

Please reload

ARCHIVO

Please reload

Etiquetas

©2019  MIRADA AL INTERIOR -Rebe Contreras. Costa Rica. Derechos Reservados.